0

Nuestro Patrimonio

Publicado por el .

Monte Navajos desde Silió

Aguados días nos aguardan en la región cántabra, y como a veces digo, el tiempo parece casar con el ambiente de las noticias. Tras los días de resaca de las fiestas del Carmen, ahora el objetivo está en las fiestas de Santiago, patrón de Santander y de muchos otros pueblos de Cantabria. En lo referente a las fiestas en Santander, se conjugan con la Semana Grande, hecho del que hemos hablado y del que hablaremos en los próximos días.

Pero no todo parece ser alegre, ayer retomando la noticia del robo del códice Calixtino de la Iglesia de Santiago de Compostela, el dominical cántabro intentó analizar la situación de las piezas de valor dentro de la región.

Actualmente, en Cantabria,  existen varias piezas en búsqueda tras la denuncia de su desaparición, las primeras pertenecen al santuario de Caldas, desaparición que tuvo lugar en el 2010, el resto pertenece al santuario lebaniego de Torices.

Expertos afirman que dichas piezas aparecerán pues es muy difícil dar salida entre anticuarios o demás interesados en la compra-venta. Afirman que el hecho del Codice Calixtino es inusual pues entre otras cosas la moda de tener este tipo de material religioso ha pasado. Opinión que desde luego no comparto. Aunque la moda de lo religioso en España ha pasado, en el resto del mundo sigue teniendo un gran interés ya no solo por el ámbito religioso sino también por la posesión de tener algo antiguo. Unido a esto hay que decir que como bien recuerdan, el patrimonio no es exclusivamente las piezas mobiliares de las iglesias, los edificios, las tradiciones, los monumentos, etc… son parte de nuestro patrimonio que debemos de conservar y custodiar para evitar posibles robos.

La otra cara de la moneda es el anuncio de una larga tradición  que aún se está realizando, ayer domingo tuvo lugar en Silió, Molledo, la elección y preparación de dos troncos para el alzamiento de la “Maya” en la plaza de la localidad durante las fiestas de Santiago.

A las ocho de la tarde del 24 de julio, domingo, los vecinos se unen para dar forma a un entramado escénico que recuerda la actividad maderera de la zona hace siglos, con reminiscencias a la mitología propia de la comarca, a la fertilidad, al poder de la tierra y de lo que en ella se planta mirando al cielo.

Una verdadera tradición que aún se mantiene en nuestra comunidad. Con todo esto quiero hacer un doble llamamiento a la gente, por un lado que se cuide nuestro patrimonio y por otro decir que en Cantabria existe un amplio y variado patrimonio a disposición de todos. Saludos.

Fuente: El Diario Montañes

Foto: Wikipedia

 

Te puede interesar

Escribe un comentario